miércoles, 6 de julio de 2011

PARANOIA


Casta vanidad ruidosa
que ahueca las manos
en el esfuerzo superfluo de volar.
Antigua era de pasiones
donde el embrujo senil de las miradas
estalla sutil
en calaveras atónitas de sed.
Y en la paranoia acalorada por seguir,
se empecina perpleja la conciencia.
La duda esquiva los placeres
e insolente acomoda sin pensar
su vestido pintado de ansiedad.
¿Cómo llegar sin miedos
a tocar la finitud de mi universo?
No busco más respuestas...
Y en ciénagas de silencios impuestos
asoma empapado de interrogantes
su enmohecido juicio de discursos.
Y como hechizo
galopando en las entrañas
el cielo oculta su desgastado rostro.
Esclavo sudor de los seres
donde en sofocado deseo
remueven el polvo intacto
del íntimo encuentro olvidado.
Insisto...
Un grito en caprichosa soledad
evoca los sueños que saborea
el aire rozando tu piel extraña
y en sagrada oración
pierdo mi origen... ya no importa.

4 comentarios:

  1. Cuanta fertilidad emerge de tu ser, tenès tanto para dar y compartir.Seguì regalàndonos tus poesias y con ellas la posibilidad de bucear en las profundidades de los sentimientos negados, olvidados y para algunos absolutamente desconocidos.
    Gabriela R

    ResponderEliminar
  2. Muy guapo el texto y me encantaron las fotos de la alhambra! Casualmente estuve allí el fin de semana pasado y tengo una foto igualita a la que publicas! Que coincidencia. Un abrazo de una uruguaya desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus palabras!! Mis fotos de la alhambra son del año 2006, es un lugar tan bello que seguramente todos los visitantes admiraremos sus mismos lugares y secretos... un lugar para volver... de nuevo gracias por leerme y estar!

    ResponderEliminar
  4. Mi querida amiga única y entrañable... siempre estás y eso no es fácil... te agradezco eternamente tu amor, tu sinceridad e inquebrantable honestidad, seres como vos hay muy pocos y tengo la fortuna de tenerte en mi vida! gracias mi mona

    ResponderEliminar

Esperas en amenazante ignorancia. La mirada obstinada asume la hostilidad tácita de agujas que entrometen su curso enrostran...