lunes, 12 de noviembre de 2018


Apareces sigiloso.
Tu contorno corporal
agudiza la presencia ajena.
Estás por fuera de mi yo
y sin embargo
tu mirada me atraviesa, me invade
sin permisos ni disculpas.

Recorro sin hablar tu figura.
Escucho sin hablar tu irrupción.
Eres alto, o tal vez no
pero mis ojos se alzan y te observo.

Me rodean tus palabras,
y apareces dulce en el sonido… o tal vez no.

Necesito la dulzura que invento
o posees el encanto del extraño,
de aquel que nada sé y construyo.
Has llegado con buenaventura, lo sé…o tal vez no.

¿Comerás mis días?
¿Absorberás mi ser con tus carencias?
Pareces sincero en las manos extendidas,
sin embargo, me desnuda la ignorancia.
Te invento gentil casi angelical. Lo necesito.

Avecinas vuelos de eternidad, o tal vez no
y apenas permanezcas estos segundos
mientras escribo tu existencia.
Alto, dulce, eterno, casi bello en la distancia…

Te miro fijamente, decoro tu ingreso intempestivo,
inesperado y sin embargo dudo:
Tú, otredad desconocida,
Has ingresado o es que tan solo yo he partido.
¿Cuál es el lugar donde te veo? 
¿Mi lugar que ya perdí…?
Aún estás… o no, pero te recuerdo en la ficción
de aquella vivencia donde creí conocerte lluvioso.


                          Intento inútil dejar sobre la mesa los cristales.


Alto, dulce, eterno, casi bello en la distancia… 
                                                     o tal vez no.




M.C.B. 2 de abril de 2018

sábado, 14 de abril de 2018


Esperas en amenazante ignorancia.

La mirada obstinada

asume la hostilidad tácita

de agujas que entrometen su curso

enrostrando su poderío innato.

Los pasos se acumulan

y en andanzas inútiles

     se incrusta el desconcierto...

El temor incipiente apodera los sentidos...

Aquel invento sanador y sin razones

entibiando ansiedades de control,

cae precipitado en el abismo azaroso

y es allí donde deliras con destinos

en la agridulce ficción que resignas.



Más al minuto seis matinal que agonizabas,

reconoces la voz en la esperanza de esperar

y anotas silencios en papeles de un mañana

     que aún se desconoce

     esbozando con lápices que imploras

     el descontrol de una sonrisa apaciguada.



María Cecilia Basciano

11/04/2018 – 9,04 am

domingo, 30 de abril de 2017


Incrustada de silencios

navegué la miel de los sentidos

y en la coraza certera del encierro

escuché anochecer mi tiempo.

Fugitiva de la piel que eriza memorias

el goteo repetido de los días

suspendió resignado el asombro

y en los párpados ignorados y sin nombre

se aglutinaron vencidas las respuestas.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Hablar de amor
dibujando silencios con miradas…
Sumergir palabras
en caricias que detienen el tiempo…
Distender emociones
arrullando sintonías de un tal vez…
Se acunan los abrazos
y el viento lagrimea las secuelas
que atormentó tu paso.
No deseches mis besos al olvido,
no lo hagas….
Ilumina mi recuerdo atemporal,
perpetuo, ilimitado…

Y habla de amor
 escribiendo mi rostro.

sábado, 11 de enero de 2014

 
Convencida del camino
ubiqué la savia dulce del árbol
en las venas que intensas buscaban huir...
Peregriné a solas sobrevolando suenos,
adorné silencios suspendiendo la retina
sin pensar y pensando tanto...
Invisible emocioné mi alma
recogiendo en las baldosas sin nombre
los suspiros caprichosos
las miradas sin sentido
las voces que intentaba conocer...
Y entonces acune mi piel fría.
Nada cubrió la soledad
y como hojas ocres gastadas por el tiempo
descubrí el error.
El sendero fantasmal y sin razones
cercó la debil huella que arrastraba mis pasos.
Volver... volar a tu rostro
velozmente y con mi contorno angustiado y carente.
Rozar, tocar, sentir, desplegar mi voz real...
Retornar en el respiro profundo
para dejar de ahogarme en la distancia.

Solo a tu lado, amor... 
  
 
                                             Praga, 27 de julio de 2010 - 21.20 hs

martes, 12 de marzo de 2013

OBSCENIDAD


 

Usurpada careta

que desangra tu fe prestada...

 

En la creencia escéptica de tu hoy

lamentos de pasados sumergidos

aletean en tus venas.

Y el líquido infecto de truncos deseos

manifiesta en pupilas dilatadas

sequía de angustias.

Palabras absurdas (o no...)

aumentan el placer racional

de mi vuelo agonizante,

y mis alas atoradas

en la tierra barrosa de tu mente

sueñan obscenas

con el goce original de mi comienzo.

Añoro el pecado insolente,

la explosiva sacudida

que comulga con el destierro terrenal.

Aderezo de especias olvidadas

anuncian palpitante

la prorrogada herejía corporal.

Abandono la negrura reprimida

que macabra instaba a mi control... a mi muerte.

Desbocada

mis manos reencuentran los sentidos,

liberando el recorrido de mi grito.

Y en labios de horas presentidas

renazco en el imán desconocido del alba,

escuchando en la voz de mis latidos

el aliento embriagado de  la vida.

 

jueves, 2 de agosto de 2012

HIJO

Arrebatas mi caricia constante
e inconsciente en la mirada descuidada
se arrolla el canto silencioso
donde el cielo de tu ser moviliza mis entrañas…
Paisajes pincelados acunan el futuro
y en memoria de golondrinas retornando
se esparce en el beso la dulzura que confieso,
apañando bienvenidas de soles
danzando en tus latidos…
Templada suavizo los susurros
y en sorpresiva exploración de amor
acompaño novedosa el mirar mutante de mi piel.
Descubierta
arrastro ciruelos que saben del ayer
más presiento los sabores
en las manos que abrazan mi derroche.
Me rindo extasiada…
E ilimitada recojo las penas que no olvido
mientras el presente tornasolado de sueños
tapiza con reflejos indelebles
el destino forastero tan amado,
e inexperta de mañanas
me arropo en la miel de tu llegada.

(OCT´11)

Apareces sigiloso. Tu contorno corporal agudiza la presencia ajena. Estás por fuera de mi yo y sin embargo tu mirada me atravi...