domingo, 30 de abril de 2017


Incrustada de silencios

navegué la miel de los sentidos

y en la coraza certera del encierro

escuché anochecer mi tiempo.

Fugitiva de la piel que eriza memorias

el goteo repetido de los días

suspendió resignado el asombro

y en los párpados ignorados y sin nombre

se aglutinaron vencidas las respuestas.

2 comentarios:

Esperas en amenazante ignorancia. La mirada obstinada asume la hostilidad tácita de agujas que entrometen su curso enrostran...